12 nov. 2015

ORDICETO

    El barranco de Ordiceto es sin duda una pequeña joya excavada en granito del valle de Bielsa. La gorga labrada durante cientos de años ha dado lugar a pequeños rincones de gran belleza. Con una extensa cuenca hidrográfica tendremos que tener en cuenta su caudal, posible deshielo repentino por elevadas temperaturas o las abundantes tormentas en verano.
 

    El caudal puede limitar nuestro descenso siendo la época recomendable en verano y otoño. Este descenso alterna zonas abiertas de bosque con grandes bloques, zonas encauzadas, sombrías,… en definitiva un barranco acuático, entretenido, con rápeles pequeños y que nos habría gustado que tuviese más continuidad.
 

    La imagen que todos hemos visto multitud de veces en la portada de una guía, de las que se han editado de barrancos ya no lo encontraremos con la misma estética. La estrecha canal donde se encauzaba el agua y que servía de soporte del tronco, hace tiempo que recibió una crecida obligando a este a desplazarse unos centímetros más abajo restándole dificultad al rapel.
 

    El canal de captación de las aguas que van a la hidroeléctrica nos sirve para sacar una fotografía inusual en un barranco. En este punto no abandonaremos el cauce sino que seguiremos descendiendo un par de rápeles más hasta llegar a coger por la derecha el sendero de retorno.

   
Texto y Fotografías: Luís Marín

2 nov. 2015

PICO ARTICALENA


    La vía ferrata del Pico Articalena se sitúa en el Valle de Echo, junto a la Selva de Oza. Deberemos adentrarnos por el desfiladero que ha surcado las aguas el río Aragón Subordán hasta el kilómetro 14,500 donde encontraremos una amplia explanada para dejar el vehículo. Junto al aparcamiento existen unas señales indicadoras de la dirección a tomar para llegar al inicio de la vía y nada más cruzar el puente sobre el Aragón tenemos un panel explicativo con las dificultades y consejos que deberemos de tener en cuenta.


    La ferrata está sectorizada en cuatro tramos, de mayor a menor dificultad conforme nos vayamos acercando a la cumbre. El primer tramo es el más vertical de todos con buenos peldaños alternado con presas naturales. Al final del mismo existe un cable-guía por la derecha para poder abandonar retornando hasta el aparcamiento. El segundo es semivertical con presas de roca natural y algún peldaño. El tercer tramo también semivertical tiene agarres naturales y pies de elefante a modo de pasamanos. El cuarto tramo cuenta con escasos metros equipados debido a su baja dificultad y varios hitos que deberemos seguir hasta la cumbre.


    En definitiva y resumiendo, la vía de 240 metros de desnivel y 370 metros de recorrido en roca caliza está bien equipada cumpliendo los requisitos de seguridad. Resulta ideal para iniciarse en este deporte o para personas con poca experiencia en la montaña. Para los experimentados en escalada o habituados a los pasos de dificultad tiene un nivel un poco flojo sobre todo a partir del primer tramo; lo que en el argot montañero diríamos “una cuesta de vacas”. No obstante lo gratificante de esta actividad es el entorno, las vistas que tenemos desde la parte alta y el compartir un día de deporte con los amigos. El rango de dificultad a nuestro juicio entre la graduación Hüsler K1-K6 sería de un K2 ya que la parte media y final le restan bastantes puntos.


 Texto y fotografía: Luís Marín