25 ago. 2015

CODULA FIULI

    El cañón es uno de los atractivos turísticos de Cala Gonone junto con el descenso de la Poltrona y la cueva Blue Marine. Es un barranco de carácter seco y adecuado para la iniciación con una parte central calcárea bien encajada y de interés.

 
    El acceso lo realizamos desde Cala Gonone subiendo el puerto hacia el túnel que comunica con Dorgali, en el lado izquierdo una señal nos indica la dirección hacia un sitio arqueológico llamado Nurague Mannu. Después de 4,5 kilómetros la carretera da paso a un cruce de pistas; coger la de la izquierda que lleva a Codula Fiuli donde estacionaremos el vehículo en una curva. Para el segundo vehículo partimos de Cala Gonone por la costa en dirección sur hasta Cala Fiuli playa, aquí finaliza la carretera y es donde estacionaremos.


    Después de un rato de marcha llegamos a los dos primeros rápeles de poca envergadura, continuamos nuevamente andando por el cauce y realizamos algún destrepe.
Nos vamos acercando a la zona encajada del descenso y es sin duda lo mejor de este recorrido. De no ser por este tramo que nos ha parecido maravilloso consideramos que no merecería la pena realizarlo. Un pasamanos nos acerca a la cabecera de un rápel de 21 metros tocando suelo en una curva abovedada. Continuamos con un destrepe y alcanzamos nuevamente otro rápel, este de 16 metros. Pasamos por debajo de un bloque empotrado y salimos por un pasillo de la zona encajada.


    Un rápel de siete metros antecede a una larga marcha con abundancia de vegetación en el cauce. Aprovechamos esta zona para observar numerosas cuevas, altas paredes...
Llegamos a la proximidad del mar pasando por las vías de escalada y nos acercamos a refrescarnos un poco ante la falta de agua que hemos padecido. Retornamos por las escaleras hasta el aparcamiento.


Texto: Luís Marín
Fotografía: Luís Marín, José Javier Ruiz y Bomberos de Navarra

12 ago. 2015

AVANCE EXPLORACIÓN GARCÉS 2015




Presentamos un pequeño avance calentito calentito de las exploraciones llevadas a cabo del 1 al 6 de agosto en la cueva del Garcés en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. En esta campaña, organizada por el Grupo Espeleológico Otxola y el Grupo Espeleológico Badalona, han participado 22 personas  (7 espeleólogos- buceadores y 14 porteadores y apoyo exterior). Agradecer a todos su apoyo y también al Parque Nacional por permitir esta exploración y colaborar en todo momento en la consecución de este proyecto (gracias a los guardas y vigilantes por el apoyo en los porteos).












La cueva del Garcés presentaba 425m de desarrollo conocido, hasta un sifón que impedía el paso por medios convencionales. En los dos últimos años se había conseguido pasar el sifón, pero quedaba la labor de obtener una topografía detallada al otro lado. Se decide hacer una campaña exprés debido a las dificultades de la exploración, intentando exprimir el tiempo al otro lado del sifón priorizando la topografía de la cavidad.


En la propia cueva se realiza el campamento

Se realiza un porteo previo de material el día 28 de julio. Ese día se comprueba que las condiciones de visibilidad y caudal del sifón son óptimas. Pero el día 30 y 31 de Julio, unas fuertes precipitaciones cambian por completo las condiciones. Caen en la zona unos 100 litros provocando una subida muy fuerte en los caudales de los ríos. Por suerte, toda la noche anterior no llueve lo que permite que el caudal baje rápidamente. A pesar de la nula visibilidad en el sifón, el día 1 se consigue pasar al otro lado e instalar las cuerdas de progresión para días posteriores. Hemos comprobado la rápida reacción del sistema a las lluvias y cómo, en cuanto remiten éstas, el caudal baja también rápidamente. En cualquier caso, hay que extremar las precauciones debido al importante caudal que presenta la cueva en su interior.


Eli y Oskar en la primera imersión
En los días siguientes se avanza en la exploración de la cueva, hasta llegar al segundo sifón del Rio Perdido (punta de la exploración en 2014). Este se consigue cortocircuitar por un laminador lateral y nos permite avanzar hasta un tercer sifón (punta de exploración de 2015). También se avanza en un aporte lateral perpendicular a la galería principal (Rio Sadar). En la galería principal, se realizan numerosas escaladas y revisiones de galerías laterales que en la mayoría de los casos nos devuelven metros más adelante a la galería principal.

Piso superior de grandes dimensiones y su característico techo liso

Zona encañonada tras el sifón Silvia (Sifón 1)

Final del piso superior
Se topografían más de 1500 metros de galerías nuevas que suman un total de algo más de 2000 metros a la cueva del Garcés y dan  97 metros de desnivel positivo (69 desde la boca de entrada). La galería sigue una dirección norte (NNE en un comienzo, rolando muy claramente a ONO en la parte final). Podemos decir que nos encontramos a unos 200 metros de distancia al refugio de Goriz.

Planta Garcés. La zona negra corresponde a la cueva conocida, la azul al sifón Silvia y la roja a la exploración 2015

Topografiando con Topodroid en el curso activo

En verde la cueva sobre la cartografía. El tercer sifón se queda a unos 200 metros de Goriz

 
En estos momentos, la cueva se acerca mucho al sistema de la Tartracina y si se confirma la tendencia Oeste de la cueva, es muy probable que también nos dirijamos hacia varios sumideros de la zona, como la sima S60.
Pozo remontante en la Gran Cascada

Josi progresa por el caudaloso río Perdido

 
En esta exploración, también se ha realizado un estudio Geológico in situ de la cavidad por Luis Moya (Sección espeleología Gorosti) y se ha intentado reflejar la morfología de la cavidad con la realización de numerosas fotografías.
Las zonas de cascadas y saltos de agua se intercalan con profundas badinas. La fuerza del agua en algunas zonas es importante
 

 
Las condiciones de la exploración son muy duras debido a las frías aguas de la cueva (4ºC). La inmersión en el sifón y el tener que estar dentro de la cueva con el neopreno debido a las numerosas badinas, hacen perder rápidamente la temperatura corporal. La sima se desarrolla a partir del sifón por un curso activo que se abandona pronto para progresar por un cómodo y amplio piso superior (sin agua, aunque se aprecia el rio a través de varias bajadas). Tras varios centenares de metros, la cavidad vuelve a progresar por el cauce del río siendo ésta la parte más espectacular de la cueva. El río salva destrepes y un pozo con impetuosas y ruidosas cascadas, meandros desfondados y tubos de presión.

Zona de meandro desfondado
Para el mes de septiembre esperamos volver a la cavidad en otra exploración exprés, para intentar forzar el tercer sifón y sacar conclusiones más claras de cara a organizar futuras campañas.

 

Participantes:

ESPELEOLOGOS- BUCEADORES
PORTEADORES- APOYO
Eliseo Bezunce (Otxola)
Iñigo Barbarin
Carmelo Ojuel (Otxola)
Zuriñe Fernández (Otxola)
Josi Olabe (Otxola)
Silvia Martínez (Otxola)
David Ruiz de las Heras (Otxola)
Amaia Ulecia (Otxola)
Luis Moya (Gorosti )
Dani Oteiza
Oskar Latasa (Otxola)
Alain Okiñena (Otxola)
JJ Ruiz (Otxola)
Xabi Maiza
 
Mikel Iragui
 
Txema (GEMA)
 
Alicia Arias (Otxola)
 
Joel Borrazas (GEB)
 
Brauli Torres (GEB)
 
Elena Navarro (GEB)
 
Maite Aguerri (Otxola)
Pedro Sancho (Sabiñanigo)
 
Progresando por el río subterraneo
 
 
Texto: Jotas
 
Fotografias: Joel, Eliseo, Iñigo, Josi y Jotas
 

2 ago. 2015

BACU OLCOE

    Las numerosas precipitaciones caídas estos días en la isla nos obligan a buscar barrancos de carácter seco para poder seguir haciendo actividad mientras se normalizan los cauces de agua. Decidimos ir al sector de Baunei para realizar este barranco que va creciendo de interés conforme nos acerquemos a su parte final, aunque la falta de agua le resta muchos puntos se ve compensada con su verticalidad. Según  las informaciones que tenemos habrá  que tener cuidado con  los roces y proyecciones de piedras.


    Accedemos con el vehículo desde la población de Baunei remontando por una carretera en zig-zag hasta un alto dominando la villa. Después del la última curva cerrada cogeremos una pista a la derecha hasta la confluencia con el barranco. El vehículo de retorno lo llevaremos desde Baunei por la carretera SS125 hacia Tortoli 1,3 kilómetros más abajo y cogeremos el desvío a la izquierda hasta el aparcamiento de Pedra Longa.

    El descenso comienza con una larga marcha por un cauce de cantos angulosos que evidencia la falta de circulación de agua. En este recorrido podemos observar la típica vegetación mediterránea y su adaptación al medio entre paredes calcáreas. Atravesamos varias barreras para evitar el paso del ganado y entonces empieza a encajarse el cauce; recomendamos el uso del casco en cuanto lleguemos a esta zona ya que la caída de piedras puede ser algo inesperado. Algún destrepe y el pasillo empieza a encajarse con una primera cascada de 25 metros con fraccionamiento.


    Proseguimos la marcha por un corto tramo con arbolado e iniciamos la aproximación a la siguiente vertical asegurados a un árbol para acometer la rampa de acceso. El ruido de las olas del mar ya son percibidas por nosotros y la verdad es que nos apetece mucho bajar para asomarnos a este fabuloso balcón, experimentar la sesación de gravedad, vacío...


    Dos verticales consecutivas de 20 y 25 metros rapeladas con mucho cuidado para evitar la caída de piedras nos depositan en una repisa donde tenemos amplio sitio para esperar. Montamos otro rápel en rampa de 20 metros donde la grava acumulada se canaliza y nos obliga a transitar con sutileza hasta llegar al fraccionamiento (incómoda vegetación cerca del anclaje). Desde aquí las vistas sobre el gran circo de roca calcárea son inmejorables acompañados por la proximidad del Mar Mediterráneo. Un fraccionamiento a 7 metros y nos enfrentamos a la mayor dificultad del descenso,  la vertical de 80 metros desplomada con gran ambiente aéreo.


    Una vez en la base del circo aprovechamos la ocasión y nos acercamos a ver la surgencia que está en pleno esplendor. El retorno lo realizamos pegados a la pared en dirección a Pedra Longa, tránsito por bonito sendero a la orilla del mar hasta la zona de aparcamiento donde esta el segundo vehículo.


Texto: Luís Marín
Fotografía: Luís Marín, José Javier Ruiz y Bomberos de Navarra