26 jun. 2015

URKOBA II


    Esta cavidad la localizamos en el año 2005 y la teníamos pendiente de visitar desde aquel día, así que aprovechando que queríamos sacar unas fotos en la cueva de al lado nos pusimos el equipo y bajamos.
 
IMAGEN DE ARCHIVO ------ MARZO DEL 2008

     Está situada a escasos 50 metros de la cueva de Urkoba en dirección 140º Sureste, cerca de la alambrada del camino en una pequeña depresión que hace dos o tres años fue talada. El ecosistema exterior se ha visto sensiblemente alterado ya que la sima estaba muy camuflada por las vistosas hiedras que cubrían todo el contorno. La falta de sombra que ofrecían las hayas han degradado las hiedras hasta dejarlas raquíticas.
 

    La entrada es un conducto bastante redondeado de modestas dimensiones que inicialmente es vertical y enseguida empieza a convertirse en una rampa llena de detritus del bosque. A los 8-9 metros de la entrada hace un leve cambio de dirección continuando por una galería descendente llena de derrubios.
 

    Sorprende lo limpias que permanecen las paredes llenas de precipitados de carbonatos cálcicos dando una blancura y tonalidades ocres inusuales. Encontramos unos pequeños gours en la parte final de la sima que se encuentran en esta ocasión vacíos, aunque se nota que en época de lluvias reciben aporte de agua. Hallamos en un recodo restos de huesos sin identificar entre los que destacan dos molares. Sin duda alguna, viendo la proximidad con la cueva de Urkoba y las direcciones de ambas creemos que pertenecieron al mismo conjunto aunque hoy permanecen separadas.

  
Texto y fotografía: Luís Marín

24 jun. 2015

URKOBA


    Vamos a visitar una de las cavidades más conocidas del Parque de Urbasa aunque no debe su renombre a la magnitud de su tamaño, formaciones, lagos… sino a la divulgación que han hecho todo tipo de excursionistas, libros, mapas e internet consiguiendo degradarla paulatinamente.
 

    Partimos desde el kilómetro 5,600 aproximadamente de la carretera de Otsoportillo por la pista de Lubierri. Andaremos desde el punto de partida unos 2250 metros primero por una zona de raso para ir adentrándonos poco a poco en el bosque. Como referencia seguiremos la pista sin abandonarla, cuando adquiera algo más de pendiente ascendente y posteriormente describa una curva hacia el este nos fijaremos en la alambrada del acotado.
 

    Localizando la zona adaptada para el paso, saltamos y en pocos metros más abajo nos encontramos la entrada de Urkoba en la pared de una pequeña depresión del terreno. La cavidad tiene unos cincuenta metros de desarrollo y presenta gran cantidad de precipitados carbonatados, coladas, así como varios pequeños lagos que acumulan las infiltraciones del terreno. Bonita cavidad para iniciar a los más pequeños en el centro del Parque de Urbasa.
 


Texto y fotografía: Luís Marín

6 jun. 2015

IRIGORRI LEIZEA

    Disponemos de la autorización necesaria para poder circular por las pistas del parque de Urbasa-Andía y menos mal ya que esta sima se encuentra a varios kilómetros de distancia del eje principal que atraviesa este enclave. La cavidad está situada en la parte sureste de la sierra, concretamente en el término de Irigorri muy próxima a la tapia de Limitaciones.
 
 
    Su boca sobre calizas bioclásticas del terciario marino se encuentra en el interior de un espeso hayedo junto a una de las pistas de extracción de madera. El inicio es una diaclasa de 6-7 metros por uno de ancho en dirección E-O cogiendo más amplitud conforme vamos descendiendo. El pozo tiene 75 metros verticales que deberemos de fraccionar para evitar el roce de la cuerda en algún tramo.
 
VISTA PARCIAL DEL POZO Y HOJAS CALCIFICADAS
 
    En la base del pozo encontramos un cono de derrubios-rampa con abundantes detritus del bosque (principalmente hojas). Remontamos un poco por la amplia sala para admirar los bloques recubiertos de coladas, formaciones de estalactitas, pisolitas…  
 
 
 
    Descendemos las coladas encontrando el suelo cementado por la costra estalagmítica dando con un pequeño embalse con circulación de agua. En resumen otra cavidad en la que predomina la verticalidad y las bonitas formaciones que volveremos a visitar en otra ocasión.
 
 
Texto y fotografías: Luís Marín